Estrés


Entonces, cuando me siento estresado ¿no es por que soy algo nervioso?

El nerviosismo, la ansiedad y el estrés que se muestran en el trabajo, derivados de los riesgos psicosociales, no tienen nada que ver con la personalidad, ni con problemas familiares o personales.

La ley obliga al empresario a adaptar el trabajo a la persona, teniendo en cuenta sus características personales. Es obvio que no todos tenemos la misma capacidad de trabajo en una tarea concreta. A todos se nos da mejor una cosa que otra. Por lo tanto, el empresario debe tener en cuenta la experiencia del trabajador en las funciones concretas que le ha asignado, sus conocimientos, y sus características personales. Y a partir de ahí, darle la formación, supervisión y motivación suficientes.

Hay muchos estudios científicos que demuestran que el exceso de trabajo, la falta de apoyo por parte de los jefes, el no poder desarrollarte como trabajador aprendiendo cosas nuevas o aplicando otras capacidades y el hecho de no sentirte bien valorado afectan negativamente a la salud, independientemente de la personalidad o las circunstancias personales y familiares.
¿Cómo puedo saber que mi estrés es a causa del trabajo y no porque soy así de nervioso?

Como trabajador seguro que usted conoce estas situaciones de primera mano. En la mente de todos tenemos la idea de que hay gente muy nerviosa. Es cierto que no todos reaccionamos de la misma manera frente a una misma situación.
Pero si esa situación tiene consecuencias para su salud, es obligación del empresario protegerle.

Si usted se reconoce o reconoce la situación de su empresa, en alguna de estas frases, no le quepa duda que algo anda mal en la organización:
- Los compañeros se quejan de que tienen demasiado trabajo, de que tienen que quedarse más tarde de la hora de salida, no logran desconectar fácilmente cuando llegan a casa.
- Me cambian el horario cuando la empresa quiere, sin avisarme con suficiente tiempo. Tengo que montarme mis planes con mi familia a voluntad de la empresa.
- En mi empresa hay muchas bajas por depresión, ansiedad, estrés…
- Conozco casos concretos de abusos de poder, de persecución a compañeros por parte de jefes.
- El trato es injusto, mi jefe favorece a mi compañero porque son amigos. Todo el trabajo me lo cargan a mí, y cuando algo sale mal dicen que sólo es culpa mía.
- Se me acumula el trabajo, pero no hay nadie que me pueda ayudar. Hay poco personal.
- A menudo no tengo información suficiente para desarrollar mi trabajo. Cuando pido ayuda a mi jefe, no tiene tiempo, o no me responde a lo que pregunto.
- Me cuesta mucho organizarme con mi familia para llevar las tareas de casa, pasar tiempo con mis hijos, hacer cosas en pareja, etc. 
¿Qué es el estrés en el trabajo?

El estrés ha sido definido como la “reacción adversa que la gente tiene a las presiones excesivas u otro tipo de demandas a que son sometidas”. Una cierta presión es inevitable en cualquier trabajo, y puede ser placentero. Pero el peligro del argumento “estrés bueno y estrés malo” es que su empresario puede culparle a usted por no ser capaz de manejar el estrés en vez de asumir la responsabilidad por la manera en que el trabajo es organizado.
¿Cuáles son mis derechos legales si estoy estresado en el trabajo?

Los mismos que frente a otro tipo de riesgo, y que tiene todo trabajador cuando las condiciones de trabajo son perjudiciales para su salud y seguridad: exigir al empresario que evalúe los puestos de trabajo en función de los riesgos de seguridad, de higiene, de ergonomía y psicosociología. Igualmente, que sea realizada una vigilancia periódica de la salud, y se realice la información y formación más adecuada a las tareas del puesto.